viernes, 5 de septiembre de 2014

Mi compañera ya ha abandonado la isla

Hoy ha sido el día en el que he enviado mi bicicleta hacía Roncesvalles después de colocarla con mucho mimo y empaquetarla concienzudamente en la caja para que no exista peligro de fuga.
Ha sido un día de mucha tensión ya que voy a estar unos cuantos días sin saber nada o muy poco de ella, pero confío que el día 13 nos volvamos a reencontrar, y como siempre hay una primera vez para todo, ésta ha sido la primera vez que viaja.
Mucha gente pensará que parece que estoy hablando de una persona en vez de una bicicleta, pero son más de 21 años juntos (más de la mitad de mi vida) y ya se pueden imaginar el valor sentimental que tiene para mi. Puede que la mayoría del mundo no termine de entenderlo, pero nunca pensé que se pudiera sentir tensión, emoción, nervios, tristeza y alegría en tan poco tiempo. Y eso que no he salido de la isla todavía.





No hay comentarios:

Publicar un comentario